Reducir la congestión y los tiempos de espera

Cuando hay una multitud de gente esperando ser atendida en el bar los clientes se frustran y el personal del bar se estresa.  Con un sistema digital de pedidos de bar y kioscos de autoservicio los clientes pueden disfrutar de su tiempo con amigos en lugar de hacer cola.

Aumentar los ingresos por pedidos

Los clientes que utilizan un quiosco de autoservicio gastan en promedio un 30% más por pedido. Pasan más tiempo explorando el menú, se sienten menos apurados y pueden ser tentados con artículos y complementos de alto margen de ganancia. 

Aumentar la productividad del personal

Tener un quiosco de autoservicio le da al personal del bar más tiempo para centrarse en servir las bebidas y dar a los clientes el mejor servicio en lugar de tomar pedidos y procesar los pagos.

Kiosco de autoservicio para bares y clubes nocturnos

Pedir bebidas o aperitivos en un quiosco de autoservicio es más rápido, fácil y conveniente. El retorno de la inversión (ROI) para los propietarios de bares que permiten a los clientes hacer pedidos en los quioscos de autoservicio es alto: reducción de los gastos de personal, menos pedidos inexactos, oportunidades de aumentar las ventas.  

Los consumidores de hoy en día comprenden los beneficios de la tecnología y la acogen con agrado cuando saben que están recibiendo un servicio mejor y más eficiente. No sólo se sienten cómodos usando la última tecnología en un restaurante, bar o club nocturno, sino que lo esperan. 

Es como tener un par de manos extra detrás de la barra para tomar los pedidos de bebidas y comida, liberando al personal del bar para pasar más tiempo creando una experiencia memorable para el cliente, por todas las razones correctas. Cuando planean una noche de fiesta, su bar o club nocturno es el lugar al que querrán ir.

Cuando el servicio es lento, muchos clientes simplemente se van y encuentran un servicio más rápido en otro lugar. Las investigaciones muestran que una línea de sólo cinco personas es suficiente para empujar a más de la mitad de los clientes hacia la puerta y hacia un competidor. Para cuando la línea llega a 10 personas, el 91% de los clientes se irán.